Thursday, June 11, 2009

LIBERTAD RELIGIOSA EN LA MIRA II

(continuación del post anterior...)

Este tipo de programas de pseudo-denuncia, como “En la mira”, siempre tienen un enemigo por programa, sólo 1, no más que eso. ¿Cuál era el enemigo aquí, detrás de los obispos brasileños de la “Universal”, de José Luis de Jesús Miranda y de la patética “machi-evangélica” de Independencia? Obviamente: LA LIBERTAD DE CULTO. ¡¡Ella es la culpable de todos estos males, según Macarena Pizarro y su equipo!!

Soy sincero cuando digo ¡que me dio mucha pena darme cuenta! Chile sigue siendo tan medieval, tan sesgado. Los poderes hegemónicos se mantienen intactos no sólo en lo político y en lo económico, sino también en lo religioso y en lo cultural. “¿Quién controla todo esto?” preguntaba el caballero de Independencia. ¿Y quién debe controlarlo? Pregunto yo. ¿El tribunal del Santo Oficio? ¿El estado en sólida alianza con la alta curia romana?

Pero, a lo largo de todo el programa, dentro de mí susurraba la respuesta a toda esta mescolanza patética de confusión religiosa y lucha por mantención de la hegemonía romana. Y es que este es un dilema transversal que atraviesa el corazón religioso de Chile: o somos fácilmente engañados por sectas que, claramente, son dañinas y engañosas o la sombría sotana del romanismo inquisitorial nos ofrece dudoso refugio.

¿Y qué respuesta era la que susurraba dentro de mí?: ¡Chile necesita una Reforma! Un Lutero que luche al mismo tiempo contra la superstición popular y contra la tiranía de conciencia del papismo. Un Calvino que instruya en la Palabra de Dios con elocuencia y claridad no sólo a los creyentes, sino también a la sociedad y que permita que la diáfana voluntad de Dios ilumine un Chile que aún no ha salido del oscurantismo.

Y es que, al final del día, la libertad de culto es un traje que le queda grande a Chile todavía, pero no creo que la solución sea, por esa causa, botar el traje, sino: CRECER.

Todas las religiones tienen derecho a manifestarse. La libertad de culto es consecuencia lógica de la libertad de expresión. Y si Luis Miranda quiere decir que es el cristo y el anticristo al mismo tiempo ningún poder estatal tiene por qué “controlar” eso. El astuto canalla Obispo Robston, el típico sin-vergüenza inteligente de la “Universal” lo dijo bien: “aquí a nadie le ponemos una pistola en la cabeza ni le obligamos a darnos el dinero… todos lo hacen voluntariamente”. Si Robston quiere decir que los que den 50 lucas van a recibir 500, de parte de Dios, a cambio, tiene todo el derecho, ante el estado, de decirlo y nadie se lo debe impedir. Si él quiere decir que los que le compren aceite del Monte de los Olivos serán bendecidos ninguna ley le puede prohibir eso. Es su libertad de expresión. Al fin y al cabo – seamos honestos con la historia – por siglos el catolicismo-romano ha estado haciendo eso mismo en toda América Latina: proclamar la idolatría a su anticristo (¿o no recuerdan los llantos de los fieles y los pañuelitos blancos cuando Juan Pablo II vino a Chile a darle golpecitos en la espalda al dictador?), ofrecer bendiciones de todo tipo a cambio de dinero y vender supuestas reliquias religiosas y ramitos en la víspera de semana santa.

Esa misma libertad de expresión, sin embargo, se torna una ENORME responsabilidad para el mundo evangélico-reformado. Necesitamos la libertad de expresión y, por lo tanto, la ley de igualdad de culto, para hablar y enseñar la verdad que hace libres a los hombres.

Perdonen lo que voy a decir, pero no conozco otra forma de expresarlo: para que haya “post tenebras lux” se necesitan cojones como los tuvieron Lutero y Calvino y a muchos reformados de hoy, lamentablemente, nos faltan. Mientras discutimos entre nosotros la autoridad del Pentateuco desde la teoría documentaria o desde la autoría mosaica y mientras nos hacemos zancadillas entre pastores utilizando las metodologías más impías, anti-éticas y heterodoxas para, supuestamente, defender la ortodoxia, los chilenos perecen porque les falta conocimiento. Los que no perecen en las garras de las sectas, lo hacen ahogados entre las sotanas clericales.

A los evangélicos, sobre todo a los reformados, hago un llamado ahora (partiendo por mí mismo): No caigamos en la trampa (como de alguna manera lo insinuó Humberto Lagos en el programa) de que la libertad de culto es “demasiada”. Tenemos libertad de culto en Chile y está buena, ella debe resguardar que todos puedan decir y enseñar lo que quieran. No hay que quitarle derechos estatales a nadie ni modificar la ley para que sólo “ciertas” religiones de más años y “respeto” prevalezcan. Nada de eso es papel de una ley de culto del estado. Una ley de culto no tiene por qué detener el avance de las sectas, esa no es su función, no confundamos las esferas. LO QUE DETIENE EL AVANCE DE LAS SECTAS NO SON LAS LEYES DEL ESTADO SINO LA PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO Y DE TODO EL CONSEJO DE DIOS en lo que respecta a todas las esferas del ser humano.

Separación iglesia-estado no es sinónimo de aislamiento de la religión a un reducto intocable y numenal de la conciencia. ¡La religión es la raíz de todo el quehacer humano! Separación iglesia-estado sólo es posible, de hecho, con un estado que permita que todos nosotros digamos desde nuestro prisma religioso lo que es mejor para la sociedad y para el país, pero por igual… ¡sin hegemonías!

Nosotros, reformados, por lo tanto, aprovechemos la ley de libertad religiosa para proclamar con mayor ahínco (“a mayor libertad, mayor responsabilidad” decían los antiguos) la verdad de Dios, que es Su palabra. Porque sólo así los juanes, pedros y marías de Chile, si son instruidos debidamente en la Palabra, no caerán ante los Obispos Robston, ante los José Luis de Jesús Miranda (666) ni anti las machis-evangélicas de Independencia. Estos podrán decir y enseñar lo que quieran, pero sus templos estarán vacíos y tendrán, eventualmente, que cerrar y cambiar de rubro para lucrar, ya que este parece ser el único objetivo de su vida… tristemente para ellos.
¡No reivindiquemos hegemonías históricas ni de los papistas ni de los luteranos ni de los calvinistas ni de nadie! Simplemente prediquemos la Palabra de Dios, enseñemos todo el consejo de Dios y oremos para que Dios levante no uno, sino muchos Luteros, Calvinos, Farels y Zwinglios en esta generación en Chile.

16 comments:

Andrés Moreira V. said...

¡¡¡ Absolutamente de acuerdo con todos los puntos !!! Recojo el guante, y como reformado me siento inspirado por estas palabras en aras del "post tenebras lux".
Ya llegará el día en que el Juez de la conciencia y de las motivaciones humanas dictará sentencia... antes que ese día llegue, me sumo a la posta de los portadores de la luz, pues nuestro testimonio es mayor que el del mundo, y la predicación del Cristo bíblico alumbra hasta desvanecer todas las tinieblas que las libertades de culto permiten (no por culpa de la libertad misma, sino por el pecado y depravación humanas).

No somos de aquellos que usan la libertad como excusa, sino como una bendita posibilidad para expresar nuestros puntos de vista en conciencia y con sentido de responsabilidad, pues hay premura...

Dios le bendiga pastor, gracias por este post, y siga guiándonos en la comprensión adecuada para nuestro propio "post tenebras lux"....

Anonymous said...

buena.. de acuerdo jonathan.. nada que decir.. sólo algunas reflexiones jurídicas... que para no aburrir las resumo en que el catolicismo es en esencia colectivismo.. desprecia al individuo... y el desprecio al individuo es siempre desprecio a la libertad y a los derechos ..."individuales"...

P. Martinez

ricardo jocsan saavedra said...

Igual vi el reportaje, y no se, quizas no fuí analítico como usted, sólo me quedó una sensación de impotencia por las personas, gran parte de estas con falsas ilusiones creadas por gente que utiliza el engaño sin ninguna muestra de pudor!, quizas hemos estado susurrando que Cristo es la solución al desamparado, en vez de gritarlo a viva voz!... lo tomo como un tirón de orejas, si tenemos la verdad y la libertad para declararla debemos hacerlo con entusiasmo.
bendiciones! y siga escribiendo que me gustó un montón el articulo "soy rockero" XD

Anonymous said...

No hay reportaje en Chile que no esté influenciado por esta hegemonía a la que Ud. hace referencia. Además, la ignorancia y la desidia son tales, que aunque no hubiese un interés velado en cuestionar la libertad de culto…igualmente a nadie le interesaría develar la verdad histórica y doctrinal del cristianismo……Además, hoy no es políticamente correcto entrar a cuestionar esos errores del pasado ….
En todo caso, no puedo dejar de observar cierto dejo de “no reprobación” a las sectas mencionadas (en especial de las poderosas y más infames). No obstante entiendo y comparto totalmente la tesis que sostiene dentro del contexto de las garantías de la libertad de culto. Esto me recuerda una semidiscuisión que sostuve con cierto pastor de iniciales FB, y que hoy ya no está con nosotros… (en Chile me refiero…no se piense otra cosa)…El sostenía en relación al Pare de Sufrir que, de igual forma ellos predicaban a Cristo…que eran evangélicos y cosas por el estilo, casi… que eran legitimados y disculpados a pesar de sus fraudes, por el hecho de predicar a Cristo. Me impresionó su postura…cuando a todas vista es una secta blasfema…”o sea” no hay verdades a medias…o estoy con El o en contra de El …o tal vez …existen las mentiras verdaderas?
Por otro lado, respecto de la solución que Ud. propone respecto del papel que tenemos de educar es muy cierto, pero…mientras tanto…Estas sectas explotan el instinto más tribal y ancestral del hombre… la idolatría, la imaganería (al igual que la romana)…y se aprovechan de la ignorancia…estafan tb., aunque astutamente. Me indigna la presencia del P. de S. y las objetaría legalmente (si se pudiera) no por una cuestión de conciencia solamente, si no por ser una asociación ilícita.
No es una atenuante para estos sátrapas, el disculparlos porque como los católicos tb. lo hacen…es como para que beban un poco de su propia medicina?
Creo que Calvino las combatiría tanto como combatió a I. la católica romana.
Saludos

fafy said...

No hay reportaje en Chile que no esté influenciado por esta hegemonía a la que Ud. hace referencia. Además, la ignorancia y la desidia son tales, que aunque no hubiese un interés velado en cuestionar la libertad de culto…igualmente a nadie le interesaría develar la verdad histórica y doctrinal del cristianismo……Además, hoy no es políticamente correcto entrar a cuestionar esos errores del pasado ….
En todo caso, no puedo dejar de observar cierto dejo de “no reprobación” a las sectas mencionadas (en especial de las poderosas y más infames). No obstante entiendo y comparto totalmente la tesis que sostiene dentro del contexto de las garantías de la libertad de culto. Esto me recuerda una semidiscuisión que sostuve con cierto pastor de iniciales FB, y que hoy ya no está con nosotros… (en Chile me refiero…no se piense otra cosa)…El sostenía en relación al Pare de Sufrir que, de igual forma ellos predicaban a Cristo…que eran evangélicos y cosas por el estilo, casi… que eran legitimados y disculpados a pesar de sus fraudes, por el hecho de predicar a Cristo. Me impresionó su postura…cuando a todas vista es una secta blasfema…”o sea” no hay verdades a medias…o estoy con El o en contra de El …o tal vez …existen las mentiras verdaderas?
Por otro lado, respecto de la solución que Ud. propone respecto del papel que tenemos de educar es muy cierto, pero…mientras tanto…Estas sectas explotan el instinto más tribal y ancestral del hombre… la idolatría, la imaganería (al igual que la romana)…y se aprovechan de la ignorancia…estafan tb., aunque astutamente. Me indigna la presencia del P. de S. y las objetaría legalmente (si se pudiera) no por una cuestión de conciencia solamente, si no por ser una asociación ilícita.
No es una atenuante para estos sátrapas, el disculparlos porque como los católicos tb. lo hacen…es como para que beban un poco de su propia medicina?
Creo que Calvino las combatiría tanto como combatió a I. la católica romana.
Saludos

luispinomoyano said...

Totalmente de acuerdo con el análisis, puesto que pone el acento donde corresponde. Porque efectivamente es asqueroso lo que hacen los señores presentados en el programa, pero asquea más "nuestra" actitud indiferente como creyentes. Ese, uno de los grandes vicios de la posmodernidad, no puede penetrar nuestra fe.

Gracias por ese "mensaje a la conciencia"...

Un abrazo fraterno,

Luis Pino Moyano.

PD: me tomé la libertad de enlazar este blog en el mío.

Anonymous said...

Un posteador escribió:

"Me indigna la presencia del P. de S. (Pare de Sufrir) y las objetaría legalmente (si se pudiera) no por una cuestión de conciencia solamente, si no por ser una asociación ilícita"

El peligro de ello, es que si objetamos una creencia determinada, abrimos la puerta para que en un futuro eventual, se nos objete a nosotros los evangélicos (como ya se ha hecho), y se nos considere asociación ilícita.

La verdadera libertad de conciencia y de culto, no objeta creencia ni ejercicio de fe alguno, por que el objeto de dicha garantía está en el fuero interno, en el ámbito individual, de como cada uno quiere expresar su espiritualidad, o su anti espiritualidad. Donde el límite, es la frontera del derecho del otro. Si somos coherentes, no deberíamos objetar ninguna manifestació de religiosidad. Sin perjuicio de nuestro rol evangelizador. De hecho, la libertad de conciencia y de culto, es un aumento a nuestra responsabilidad de predicación, y también de educar.

Si se abre una iglesia satánica... podemos intentar "objetarla" legalmente??? Creo que no.

Cual sería el límite concreto de la libertad religiosa??
Algunos dicen el orden publico, las leyes y las buenas costumbres... pero que es eso??? A quien le corresponde calificarlo??

Aceptaríamos una fe que exija una mutilación a sus fieles??? como aquellas religiones africanas que practican la circunsición femenina, o mutilaciones lobulares, etc??
No??? y el judaísmo y su circuncisión?? por que si??

Como se ve.. el tema es interesante y complejo...

(sorry por la redacción a la "rápida")

P. Martinez

Jonathan said...

Estimado o estimada Fafy:
Si di la impresión de que los diculpaba o si pareció que tenía un dejo de "no reprobación", lo siento, no fue para nada mi intención.

Sin embargo, me defiendo y digo dos cosas:

1. Si al leer que yo trataba a esos líderes religiosos y a sus grupos de "sectas", "infame", "homúnculo", "sin-vergüenzas", "inescrupulosos", "patética", etc. (todas palabras que aparecen en el post), le pareció que yo tenía un dejo de "no reprobación"... realmente creo que debe darle una segunda lectura a mi post, talvez sin los prejuicios que puedan haber quedado de una desagradable discusión con FB en el pasado. No sé quién es FB y no me interesa saberlo, sólo sé que no pienso como él: yo pienso que "pare de sufrir" es una secta "execrable" (y creo que esa palabra también la puse en mi post) y digna de condenación de parte de Dios y, por lo tanto, también de parte de la sana enseñanza de las iglesias.

2. Propongo lo mismo que Ud.: combatir a estas sectas como Calvino combatió a la I. Católica-Romana... y eso es precisamente lo que creo que debemos hacer: Calvino enseñó, publicó, tradujo sus comentarios, los popularizó, escribó cartas, fue a todas las conferencias que le fue posible y defendió la fe reformada con respeto ante las autoridades de su época con altura de miras (vea la dedicatoria de la Institución al Rey Franciso I).

Dios le bendiga.

Jonathan said...

¡Ah! Y perdón, se me olvidaba algo importante que está por detrás de lo que dije, pero tal vez sea necesario hacerlo explícito:

el perjurio, la estafa, la violencia (como en el caso de periodista peruana que mostró el programa citado) y las amenazas a la integridad personal y familiar son penadas por leyes del estado chileno.

Si esos líderes están haciendo uso de esos crímenes como tácticas para ganar dinero y mantener a sus feligreses, entonces ya existen las leyes para condenarlos y no es necesario restringir libertades en la ley de culto para eso.

Como decía en el post: esa no es la función de una ley de libertad religiosa. Pero otras leyes sí deben (y creo que lo hacen) condenar los actos descritos arriba.

Los líderes de sectas que amenazan deben ir a la cárcel por amenazar. Los pastores que hacen uso de violencia, deben ser juzgados y condenados por uso de violencia. Los José Luis de Jesús Miranda que, estando podridos en plata, no quieren pagar pensión alimenticia a sus ex-esposas, ¡deben hacerlo y la ley los debe obligar (y lo hace) si no quieren hacerlo! Todo el peso de la ley debe caerles encima a estos sin-vergüenzas, pero de la ley correspondiente... y la ley de culto no tiene esa finalidad... no hay que mezclar peras con manzanas.

Espero dejarlo más claro ahora.

fafy said...

Bueno, entonces estamos de acuerdo en todo...
Efectivamente habían epítetos negativos hacia estos tipos...lo demás era una interpretación connotativa de cierta "parte" del discurso...pero ya queda clarísimo.
Pero parece que yo también fui mal interpretado, porque es a esa ley a la que me refería justamente y no la de la libertad de culto!!!! por favor!
estoy enterado de lo que ha costado ganarla.
Gracias por esta instancia y sus comentarios, que igualmente nos invitan a expresar lo que también reflexionamos y criticamos siendo reformados.
Bendiciones.

Editor said...

Jonathan, quien sabe si un liberalismo espiritual absoluto es bueno... no es bueno el libre mercado absoluto por la misma razon, porque estamos hablando de las personas de las cuales somos responsables mayordomos. Recuerda que una mentira repetida muchas veces es una verdad fascista! Lamentablemente aqui tenemos que hacernos cargo de algo que tampoco es nuestro pero se nos ha sido confiado, el nombre del Señor Jesus en nombre de quien se cometen todas estas barbaridades. Si no hubiera derecho a exigir moderación en las prácticas religiosas, sino que cualquier cosas cabe hasta que se acabe, entonces no tendríamos derecho a opinar sobre los limites dentro de los cuales debe operar la religion en una civilizacion.

Anonymous said...

El problema es quien pone los limites...

Anonymous said...

El problema es quien pone los limites...

Jonathan said...

Israel:
Tú dijiste:
"Si no hubiera derecho a exigir moderación en las prácticas religiosas, sino que cualquier cosas cabe hasta que se acabe, entonces no tendríamos derecho a opinar sobre los limites dentro de los cuales debe operar la religion en una civilizacion."
Soy un tanto (es un eufemismo, en realidad soy súper) lerdo, me gustaría que me explicaras mejor ese punto.
Me parece que en tu opinión cometes un error de comprender la soberanía de Dios en cada esfera.
Dios es soberano sobre TODAS las esferas, pero a cada esfera Dios la hizo según su especie y creo que debemos entender que, en la realidad caída, parte del plan redentor implica permitir y luchar porque el estado y la sociedad civil funcionen con las reglas de su propia esfera y no con las reglas de la esfera eclesiástica.
Soy un convencido plenamente de que la enseñanza de herejías es pasible de disciplina eclesiástica y no creo que todos los caminos conduzcan a Dios, por ningún motivo.
Sin embargo, estoy de acuerdo contigo en que tenemos que hacernos cargo del nombre de Jesús que se nos ha confiado (sólo que yo no lo pondría "lamentablemente", pues creo que es un privilegio inmerecido poder defender la honra y el nombre de Jesús), pero con las reglas internas de cada esfera.
Precisamente, vamos a poder defender el nombre de Jesucristo sin problemas si existe una ley que permita tanto al budista, como al musulmán y al cristiano expresarse y asociarse libremente, para crear, por ejemplo, instancias como el CPAC.
No caigamos en el absurdo de ciertos abogadillos hace años atrás que, para impedir que se pasara la película "La Última Tentación de Cristo" en Chile, se hicieron defensores del "ciudadano Jesucristo" y como no tenía domicilio, se pusieron el de ellos como abogados defensores en Ahumada tanto tanto. (jajajajaja)
¡Ahí claramente hubo confusión de esferas!
Si la iglesia está cumpliendo una misión integral a través de sus miembros, entendiendo las peculiaridades de cada esfera y glorificando a Dios en cada esfera desde los absolutos de la Palabra de Dios como sustento de su cosmovisión, entonces las sectas no prosperarán. Pero hacer uso del aparato estatal a través de sus leyes para que resguarde la hegemonía de los cristianos, es una táctica de otra institución que se dice cristiana y que tiene su sede en Roma... para ellos está bien, porque ellos no comprenden la soberanía de las esferas, pero para nosotros los reformados es totalmente incoherente.

hapuc said...

hola Jona, te quedo muy bien tú crítica pero lo que más me gusto a esa búsqueda de la nueva reforma...

Saludos
Ivonne

Manuel Morales said...

Hola! Algo tarde para descubrir este blog, pero bueno, mas vale tarde que nunca jejeje. Soy Manuel, el hermano de su tocayo Jonathan Morales.

En relación al artículo, que me di el tiempo de leerlo completo, estoy totalmente de acuerdo con Ud. Creo actualmente, una de las falencias del protestantismo en Chile, es la falta de instancias para educar a las personas, con un sentido crítico hacia la Palabra de Dios y no caer víctimas de las burdas sectas que abundan.

Espero sigamos manteniendo el contacto, y lo invito para darse una vuelta por mis blogs. Saludos!